sábado, 13 de mayo de 2017

Qué hacer en la Isla de Ons con niños


En nuestra visita a Galicia este verano descubrimos lugares naturales de inmensurable belleza, entre ellos destaca la Isla de Ons.
Nuestra idea era visitar las Islas Cíes, de la que tengo recuerdos de algún viaje en la niñez (sobre todo de lo congelada que estaba el agua), pero como sabréis el aforo de visitantes es limitado y en las siguientes fechas libres ya no íbamos a estar. Bueno, eso nos pasa por no ser previsores y pensar que algún hueco habría...
En el pueblo de Bueu hay salida también para Ons, y realmente nos daba lo mismo, la cuestión era visitar una de las islas. Ambos  archipiélagos, junto al de Sálvora y Cortegada, pertenecen al Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia.
Antes de embarcaros debéis ser conocedores de las normas básicas  de obligado cumplimiento para preservar la fauna y flora autóctona.

Una gaviota parece estar esperando a que nos embarquemos hacia Ons.

1.- Subir en un barco hasta llegar a una isla.
Nos acercamos hasta el puerto a comprar los billetes, la i/v nos costó 14€ adulto y 7€ los niños (agosto 2016) con la naviera Isla de Ons.  Desde Bueu a Ons hay una distancia de 13 km. Durante el verano salen barcos de los puertos de Sanxenxo, Portonovo, Marín, Bueu y alguno desde Vigo con un horario reducido.
El viaje en barco siempre ilusiona a los niños y más de poder echar un vistazo a la cabina del capitán.
Desde el barco la perspectiva del pueblo de Bueu.

Al dejar el pueblo atravesamos un banco de niebla.

2.- Conocer las mejilloneras.
Aprovechamos para ver de cerca las mejilloneras y  mostrarles dónde se cultivan los mejillones. En las cuerdas que cuelgan de las bateas se colocan las semillas de marzo a noviembre para su engorde.  Pincha AQUÍ para saber más. Es curioso algunas de las mejilloneras la de trastos que pueden acumular... (sigo sin entender lo de la caja del camión y no es el primero que veo).
Al poco de pasar las mejilloneras, entramos entre neblinas temiendo que se nos fastidiase el día, pero dieron un halo misterioso hasta divisar la Isla.


3.- Antes del desembarco un poco de historia sobre la isla.
El archipiélago de Ons está situado frente a la ría de Pontevedra. Con una longitud de 6 kms y una anchura de 1.5 kms. Su punto más alto está a 128 metros sobre el nivel del mar, lugar donde se ubica el faro de la isla.
Ons padeció invasiones de vikingos, piratas árabes y corsarios ingleses. La primera referencia  de la isla data del año 898 cuando Alfonso III la donó al Cabildo de Santiago de Compostela para abastecer de alimento al clero y a los pobres. Aunque en épocas grecorromanas ya aparecían en diversos estudios geográficos. Su mayor índice de población se alcanzó en 1955 con 533 habitantes.


4.- Senderismo
Nada más desembarcar nos encontramos con un panel informativo con un mapa indicando las rutas, su dificultad, distancia y tiempo aproximado de cada una. Nosotros, viendo que las niñas deseaban pegarse un chapuzón, optamos por la más corta, la ruta do Castelo y así disponer de tiempo para visitar el Centro de Interpretación y si se atrevían, un baño. Al principio de la ruta hay unas mesas de picnic donde paramos a comer (recuerda no dejar nada que hayas traído, llévate la basura). La senda es muy bonita, siempre rodeada de vegetación, con el sonido de la naturaleza y la visión del mar. Si amas la naturaleza este lugar es ideal. Desde punta do Castelo podrás ver la playa de Melide. Tener precaución porque es un acantilado. Quedan algunas piedras de lo que fue una antigua fortificación defensiva.

Distintas imágenes de la ruta do Castelo.

Las rutas señaladas son cuatro:
  • Ruta Norte con una longitud de 8, 1 es la más larga con unas 3 horas aproximadas de duración y una dificultad media.
  • Ruta do Faro tiene una longitud de 4 km., con 1h 15min. de duración es de dificultad baja.
  • Ruta do Castelo con 1,1 km. de longitud, unos 40min. de duración, es la más corta con una dificultad baja.
  • Ruta Sur de 6,2 km. con una duración aproximada de 2h 30min. y dificultad media.
Vistas de la playa Melide desde la punta do Castelo.

Me hubiera gustado hacerlas todas, la verdad, pero cuando vas con niños a veces hay que negociar y lo que quieres es que disfruten. En otra ocasión y con más tiempo.


Punta do Castelo


5.- Visitar un faro.
Habiéndonos decantado por la Ruta do Castelo y después de hartarse de ver faros en la Costa da Morte decantamos esta opción por la visita al Centro de Interpretación y el paseo con baño incluido en la playa, pero el paseo y las vista que deben haber son muy recomendables.


6.- Conocer cómo era la vida en la isla y la antigua escuela.
En el Centro de interpretación puedes conocer todo lo referente a la isla. La Isla se abasteció siempre de los productos del mar, destacando el pulpo y de la agricultura. Los pescadores de Ons utilizaban las Dornas, pequeñas embarcaciones fáciles de transportar para protegerlas de los temporales, ya que éstos no tenían puerto. La organización social en la isla ha ido asociada a la igualdad y solidaridad entre los vecinos.

Centro de recepción de visitantes y de interpretación de la vida en la Isla.


7.- Darte un baño en las aguas del Atlántico.


Para las niñas era todo un reto meterse hasta la cabeza con lo helada que está el agua, acostumbradas al Mediterráneo...



Para llegar a la playa de Canexol o del Pereiró vas por unas pasarelas de madera. La playa estaba bastante llena y algunas de las personas que había no eran demasiado cuidadosas con el entorno, por decirlo de alguna manera. La música con el volumen altísimo, basura,... vamos que las normas se las pasaban por el forro. Es una pena que haya que controlar estas zonas por el incivismo que demuestran algunos.
Hay otras playas, todas ellas de limpia y fina arena con aguas cristalinas, como las que hemos nombrado anteriormente, la de Dornas, Area dos Cans y Melide. Un entorno paradisíaco.



8.- Ver delfines al atardecer y en libertad.

Se hizo la hora de marchar, el último barco iba a salir y no sabíamos muy bien cuál era la cola a la que debíamos ponernos, pero estaba todo el mundo igual. Al llegar los barcos había gente que distribuía a la gente y organizaba las colas. Aunque si nos hubiéramos quedado allí hay restaurante con habitaciones y alquiler de apartamentos ;-).
Es muy habitual ver delfines por la zona, pero me pilló muy de sorpresa y apenas pude grabar algo de video cuando ya se alejaban. Fue una imagen de postal con el atardecer. El capitán dio la voz enseguida. Era una familia de delfines que acababa de cenar- les dijo a los niños boquiabiertos. Siempre que los veo me gusta avisar a los niños.


Vimos delfines saltando cerca del barco, pero no nos dio tiempo de sacar una buena foto.


9.- Fiesta del pulpo.

Al llegar a Bueu coincidimos con la fiesta gastronómica del pulpo. En una gran carpa habían varios puestos donde todo estaba cocinado con pulpo. Aprovechamos para cenar allí. La empanada de pulpo espectacular. Fue un buen final del día.

Al despedirnos de Ons, un pescador con su nieto regresaba de una jornada de pesca con su nieto en la Dorna.

jueves, 27 de abril de 2017

Sola por los Jardines de Santa Clotilde

Escalera de las Sirenas, estatuas de bronce obra de María Llimona i Benet

Llegamos al hotel justo al lado de Lloret de Mar, en la playa de Fenals. Yo que no soy de bullicios, necesitaba un poco de tranquilidad y como me pica todo por ir a ver cosas salí hacia la playa. No quisieron acompañarme porque preferían disfrutar de la piscina. No importa. Salí sin saber muy bien dónde ir. Hay veces que me gusta tener mis momentos y busco un poco de soledad, es necesario ¿no creéis?
Al llegar a la playa había que elegir entre dos rutas: Cala Bayns o Jardines de Santa Clotilde. Bueno, la cala seguro que les gusta más a las peques, así que más tarde iré con ellas.
Diferentes rutas muy bien señalizadas
Caminé por todo el paseo hasta llegar a la montaña, cruce la montaña disfrutando de vistas espectaculares y salí a una calle del pueblo. De ahí a mi destino 5 min. Miré horarios y sí, estaba abierto. No cierra al mediodía. Un paseo genial para bajar la comida. Los precios van de 5 € a 2.50€ la entrada reducida.



Este Jardín histórico está declarado Bien Cultural de Interés Nacional. Nada más entrar te envuelve una sombra refrescante que te empuja a seguir bajo ella hasta un mirador al mar. Incluso hay una pequeña zona llena de sillas bajo los árboles donde descansar y relajarte mientras tu mirada se pierde en el mar.


Mirador de la Boadella


Estos jardines con aires renacentistas italianos fueron diseñados por Nicolau Rubió i Tudurí en 1919para el Marqués de Roviralta, quién le dio el nombre de su primera esposa que falleció está siendo muy joven. 


Está considerado uno el mejor jardín botánico del Mediterráneo europeo esta lleno de escaleras, paseos, plazoletas, callejuelas, repleto de setos y especies de plantas de gran relevancia.


 Las estatuas, fuentes y estanques le dan un aire muy romántico. Las vistas son espectaculares desde cualquier mirador.
 

Pasear por aquí es como encontrar un oasis de paz.

martes, 25 de abril de 2017

CASTELNAUDARY Y SUS ESCLUSAS


Las famosas esclusas de Castelnaudary son la excusa perfecta para visitar esta ciudad al sur de Francia. Aunque hay un horario para ver el ascenso o descenso de los barcos.
 
 
Resultó una obra de ingeniería revolucionaria cuando se construyó en 1694. El recorrido principal del Canal du Midi tiene una longitud de 240 kilómetros. Su mismo nombre está lleno de significado —el “canal de los dos mares”—, ya que su red conecta el Atlántico con el Mediterráneo y en su momento se empleó como red comercial principal. Su diseñador, Pierre-Paul Riquet, creó una obra de arte con acueductos, puentes, 91 esclusas y un túnel. Más de 42 000 plataneros adornan y dan sombra a sus riberas.

Barcos esperando la apertura de la esclusa.

Las esclusas son totalmente automáticas, vigiladas y gratuitas. Horario de funcionamiento:
En temporada alta de verano el horario es de 09:00 a 18:00.
Las esclusas cierran entre 12:30 y 13:30. (Fuente: Le Boat)


 Para construir esta obra colosal, que une el océano Atlántico con el mar Mediterráneo, 12 000 obreros fueron empleados durante los quince años de obras, de 1666 a 1681. Hoy en día está inscrito en el Patrimonio Mundial de la UNESCO. Es un destino turístico ineludible, ideal para hacer turismo o para descansar, navegando por el canal o surcando sus preciosas riberas llenas de sombra: cruceros en gabarra a lo largo de las esclusas, paseos románticos por las orillas o paseos en bicicleta a lo largo del camino de sirga, etc. (Fuente: France-voyage.com)

Es fácil ver patos y cisnes en el canal.
El puerto, el gran lago, los 4 bloqueos de St Roch (Canal du Midi) y el molino desde donde apreciarás las vistas de los terrenos donde se libraron batallas son lo que más nos gustó de esta ciudad.


Castelnaudary está entre Carcassonne y Toulouse. Es la capital mundial del plato Cassoulet que celebra anualmente el último fin de semana de agosto su festival. Es como nuestro cocido, pero de alubias blancas, pato y salchicha. Una receta que ha ido pasando de padres a hijos desde la Guerra de los Cien años (1337 - 1453).


Nos encantó visitar el molino de harina. Había un chico que nos lo explicó como pudo, muy simpático, pero teniendo en cuenta que nosotros no sabemos francés, él no sabía español y apenas chapurreaba el inglés resultó gracioso. Pero hay paneles informativos. La visita es gratuita.


Paseamos encontrando bonitas fachadas hasta llegar a la basílica, en su interior se guarda un estupendo órgano.


Empezó a llover y nos fuimos. La ciudad no tiene mucho más aliciente, parece algo triste, ruidosa y descuidada.
Algunas fachadas que nos llamaron la atención.

miércoles, 12 de abril de 2017

Con los niños por Vuelta de la Hoz, Jérica


La Vuelta de la Hoz es una ruta divertida para hacer con los niños en la población de Jérica, provincia de Castellón. En el año 2006 se inauguró y aprovechó el recorrido de una acequia para construir este paseo que discurre entre la Peña Tajada y la ladera de las Cuevas de los Herreros. 


Transcurre por un sendero de 1,5 km aproximado que va por la garganta formada por la erosión del río Palancia. Las paredes de esta garganta son conocidas por los aficionados a la escalada.
El recorrido empieza en la zona de Los Chorradores, presa de origen árabe. El sendero esta marcado en amarillo. Pasamos por una noria y seguimos la ruta adentrándonos en la naturaleza.


El río deja alguna zona para el baño, pero cuando nosotros fuimos no lo vimos demasiado claro y además estaba prácticamente seco.
Os recomiendo llevar gorras y bronceador si vais en días calurosos, porque hasta llegar al bosque hay un buen tramo al descubierto, aunque vayamos con el río al lado.
Finaliza en una zona recreativa con merendero, mesas de picnic, columpios... Ideal para descansar y que los niños corran disfrutando de este paraje.



Puedes seguir hasta la Fuente de la Gota, ir a Jérica o retroceder hasta la explanada en la que dejamos el coche. Nosotros optamos por la última opción.
Al final, a pesar del calor que hizo ese día pasamos una jornada muy relajada.

jueves, 6 de abril de 2017

La Casa del Labrador en Jumilla


Si buscas una casa con encanto, alejada del estrés y el ruido, con todas las comodidades y todo lujo de detalles en la que los niños puedan corretear mientras hacéis una barbacoa, buscas La Casa del Labrador.
Se accede desde la Nacional 344, tomar la salida 67 y enseguida encuentras las indicaciones Hacienda del Carche. No hay perdida. Está a 6 kms. de Jumilla.


Antigua casa de labranza rodeada de viñedos y olivos en plena Sierra de El Carche. Se ha respetado la construcción inicial de 1800 y  la original esencia de la vivienda con gruesos muros de piedra, vigas de madera y detalles por toda la casa.
La sensación de abrir las ventanas y contemplar la naturaleza, los paisajes, ya es relajante de por sí.


La casa es realmente amplia para disfrutar en grupo. Tiene 4 habitaciones dobles con baño propio. Una de ellas totalmente adaptada para minusválidos que además cuenta con jacuzzi. Cuentan con secadores de pelo, albornoces y amenities.


No echarás a faltar absolutamente nada. Cuenta con todo tipo de electrodomésticos, lavadora, cafetera de cápsulas, secadora, una gran TV, WiFi,... La casa, como no podía ser de otra forma, se autoabastece con energía solar y el agua proviene únicamente de la lluvia, respetando el medio ambiente.

La casa está llena de detalles que hacen referencia a la antigüedad y el uso vinícola de la casa.

Llegamos justos de tiempo y fuimos directamente a la visita enológica que habíamos contratado (ya os hablaré de ella en otro post) y de la que por estar alojados en la casa disfrutamos de un descuento. Marta, siempre dispuesta a hacernos la estancia aún más agradable nos acompañó y nos mostró la casa. También nos indicó donde comer y nos dio unos descuentos para restaurantes en los que disfrutaríamos gratuitamente de uno de sus vinos. Y es que no hay que olvidar que Jumilla es tierra de vinos con D.O.


Después de comer y dar un pequeño paseo por el pueblo todos teníamos ganas de volver a la casa, porque realmente es una casa para disfrutarla.
Tomarte algo tumbado en los cómodos sofás mientras conversas cuando la tarde se empieza a echar encima son placeres sencillos, pero que te llenan.


Mientras los peques correteaban y echaban unas partidas al billar o probaban el jacuzzi los chicos se encargaban de la barbacoa. (Hay leña y todo lo necesario).
Tan relajados salieron los niños que se tumbaron en los sofás y por poco no llegan ni a la cena.
Fue un fin de semana intenso y repleto de emociones. Una casa y una experiencia inolvidable que os queremos recomendar seáis amantes del vino o no.
Una exclusiva: próximamente... ¡piscina!

Vistas a la Sierra El Carche

miércoles, 15 de marzo de 2017

DESCUBRE ALLARIZ CON NIÑOS


Allariz es uno de esos pueblos que debes visitar en tu paso por Galicia. Pertenece a la provincia de Orense, cerca de la comunidad de Castilla-León y Portugal.


Premiado en 1994 con el Europeo de Urbanístico por la remodelación y rehabilitación de su casco antiguo, también Conjunto Histórico Artístico desde 1971.


Residencia de reyes medievales, entre ellos Alfonso X El Sabio, cuya mujer, la reina Violante, fundó el Real Monasterio de Santa Clara en 1268. Fue el rey Sancho IV quien nombró a Allariz "Llave del Reino de Galicia". 


Vale la pena salirte de la autovía y estirar las piernas dando un paseo junto al río Arnoia o paseando por sus calles empedradas.


Los niños encontrarán muchas actividades si vas durante el verano: desde alquilar una barca en el paseo de la Alameda a visitar una antigua fábrica de curtidos, donde también puedes comprar artesanía. Otra opción sería darse un buen baño en la piscina climatizada o en las mismas aguas del río. Corretear por un parque lleno de flores en una orilla del río o cruzar un puente para columpiarte en la otra orilla, en el Parque del Portobello. Los sauces y la vegetación le dan un toque oriental a esta zona.


Allariz es conocido en toda Galicia por sus paisajes. De hecho, se celebra el Festival Internacional de Jardines anualmente en la orilla del río, con 40.000 metros cuadrados de las mejores propuestas, ideas, diseños e innovación en jardines.


También es popular por sus outlets. Hasta 19 tiendas de renombrados diseñadores repartidas por su casco histórico.

Artesanía en la antigua fábrica de curtidos de Nogueiras, que también alberga un restaurantey un  museo que forma parte del Parque etnográfico del río Arnoia
La principal ocupación de la villa fue el lino y después el cuero hasta los años 60. La fábrica de curtidos de la familia Nogueiras ha destinado una zona al Museo del cuero. Desde el siglo XIX hasta el año 1959 estuvo produciendo y llegó a tener una decena de trabajadores en plantilla. La necesidad de grandes cantidades de agua para el proceso de curtido explica su cercanía al río.
El pueblo también posee un Museo Gallego del Juguete que no visitamos por falta de tiempo.


No nos podíamos ir sin ver su famoso puente medieval de Vilanova al final de la Alameda, en la zona conocida como El Arnado. Muchas familias pasaban aquí un tranquilo día refrescándose junto al río.


¡Qué pena estar sólo de paso...!