miércoles, 15 de marzo de 2017

DESCUBRE ALLARIZ CON NIÑOS


Allariz es uno de esos pueblos que debes visitar en tu paso por Galicia. Pertenece a la provincia de Orense, cerca de la comunidad de Castilla-León y Portugal.


Premiado en 1994 con el Europeo de Urbanístico por la remodelación y rehabilitación de su casco antiguo, también Conjunto Histórico Artístico desde 1971.


Residencia de reyes medievales, entre ellos Alfonso X El Sabio, cuya mujer, la reina Violante, fundó el Real Monasterio de Santa Clara en 1268. Fue el rey Sancho IV quien nombró a Allariz "Llave del Reino de Galicia". 


Vale la pena salirte de la autovía y estirar las piernas dando un paseo junto al río Arnoia o paseando por sus calles empedradas.


Los niños encontrarán muchas actividades si vas durante el verano: desde alquilar una barca en el paseo de la Alameda a visitar una antigua fábrica de curtidos, donde también puedes comprar artesanía. Otra opción sería darse un buen baño en la piscina climatizada o en las mismas aguas del río. Corretear por un parque lleno de flores en una orilla del río o cruzar un puente para columpiarte en la otra orilla, en el Parque del Portobello. Los sauces y la vegetación le dan un toque oriental a esta zona.


Allariz es conocido en toda Galicia por sus paisajes. De hecho, se celebra el Festival Internacional de Jardines anualmente en la orilla del río, con 40.000 metros cuadrados de las mejores propuestas, ideas, diseños e innovación en jardines.


También es popular por sus outlets. Hasta 19 tiendas de renombrados diseñadores repartidas por su casco histórico.

Artesanía en la antigua fábrica de curtidos de Nogueiras, que también alberga un restaurantey un  museo que forma parte del Parque etnográfico del río Arnoia
La principal ocupación de la villa fue el lino y después el cuero hasta los años 60. La fábrica de curtidos de la familia Nogueiras ha destinado una zona al Museo del cuero. Desde el siglo XIX hasta el año 1959 estuvo produciendo y llegó a tener una decena de trabajadores en plantilla. La necesidad de grandes cantidades de agua para el proceso de curtido explica su cercanía al río.
El pueblo también posee un Museo Gallego del Juguete que no visitamos por falta de tiempo.


No nos podíamos ir sin ver su famoso puente medieval de Vilanova al final de la Alameda, en la zona conocida como El Arnado. Muchas familias pasaban aquí un tranquilo día refrescándose junto al río.


¡Qué pena estar sólo de paso...!

domingo, 5 de marzo de 2017

Un parque fuera de lo común: PARQUE DO PASATEMPO



Descubrimos este mágico lugar en la página de Galicia Mágica, que esta plagada de rincones especiales para visitar junto a los peques por esta comunidad autónoma, y no nos lo quisimos perder. Aunque bien cierto es que está algo dejado, es un lugar alucinante. No me importaría pagar una entrada si con ello ayudamos a la conservación de este centenario parque creado entre 1893 y 1914, año en el que se finalizaron las obras. Los precursores fueron los hermanos García Naveira que tras emigrar a Argentina volvieron e invirtieron en su pueblo natal parte de sus riquezas. Construyeron una escuela, un sanatorio, una residencia para la tercera edad y este hermoso parque con el que ilustrar a sus vecinos. Este parque se considera la antesala a los actuales parques temáticos.

Vistas de la parte nueva desde la pasarela.

Esta dividido en dos partes comunicados por una pasarela que pasa sobre la Avda. Fraga Iribarne. La parte nueva, por la que entramos, consta de un gran estanque con sus patos, cisnes, tortugas y puedes cruzar por puentes. Otro atractivo de esta parte del parque es su pérgola, la vegetación, los columpios y un laberinto. Hay una zona con algunas mesas de picnic cerca de la zona infantil. Cuenta con un auditorio al aire libre.

Vista desde la pasarela de la zona antigua
Lo mejor y más especial esta cruzando la pasarela. Me parece un lugar de lo más peculiar donde aprovechando los distintos niveles de la colina se han llenado de grutas, cuevas y pasadizos en los que puedes encontrar algún dinosaurio escondido, un profundo pozo, fuentes y otras curiosidades.


Entrar por un sitio sin saber dónde vas a salir, recorrer un pasadizo por el que te asomas a un invernadero que en su día debió ser espectacular, aparecer en medio de un templete en un estanque o cruzar algún tramo saltando de piedra en piedra mientras admiras figuras en relieve con conchas traídas de los mares. El lugar tiene muchos rincones especiales, sólo has de descubrirlos.


Una de las zonas más altas, una escalera rodeada de estatuas romanas en mármol, estaba cerrada al paso. Dicen que en sus comienzos el parque llegó a contar con un pequeño zoo de animales exóticos en esa parte. Aquí puedes asomarte a un mirador en el que un "León Colosal" parece estar haciendo guardia vigilando Betanzos.


Los hermanos García Naveira quisieron dejar reflejados sus viajes a Egipto, la India, Argentina, China, Panamá, representaciones de cuadros o escenas históricas para así, mostrar el mundo a sus vecinos de una forma didáctica y divertida.


No sólo resulta mágico para los niños, para los adultos os resultará un lugar especial y único. No entendemos el estado en el que se encuentra, pero estoy segura de que le devolverán el esplendor que merece.


El llamado "Estanque del Retiro"

Permanece cerrado los días: 1 y 6 de enero; 22 de mayo; 16, 18, 25 de agosto y 25 de diciembre. De todas formas es consultar la página oficial AQUÍ.


Grabado queda el año en que se iniciaron las obras de este parque.



viernes, 3 de marzo de 2017

EL LARGO CARNAVAL DE LIMOUX, Francia


Limoux es conocida mundialmente por su vino espumoso, antepasado del champagne, y su carnaval tradicional que lleva celebrándose sin interrupción desde la Edad Media. Ostenta el título del más largo en duración del mundo, del 11 de enero al 22 de marzo cada fin de semana.


En Limoux también puedes encontrar museos como el del piano, el de los autómatas (muñecos con movimiento) y una galería de pintura.
En la plaza suelen haber puestos de venta de frutas, aunque no sea día de mercado.


La iglesia de Saint Martin destaca por su torre puntiaguda y sus gárgolas.


La zona del río Aude es preciosa para dar un paseo. El río separa el pueblo en dos, unido por el puente nuevo (que es en realidad el más viejo, del siglo XV). Las vistas son geniales.



Esta zona es más tranquila y enseguida encontramos el museo del piano, dentro de una antigua iglesia. Hay pianos muy antiguos, pequeños, grandes,... el precio creo que era 1 euro.


















Sin duda lo que más nos gustó fue el Museo de Autómatas. Muñecos articulados con movimiento.
















Es un museo privado, de creación propia y artesanal. Encontrar esta magnifica exposición fue un acierto. Los propietarios son una familia encantadora que se pone a tu servicio desde el primer momento para explicártelo todo.


Si quieres puedes ver un video sobre la historia de los carnavales en Limoux a modo de introducción. Después pasas a la exposición, muy bien recreada con música y distintos ambientes. Nosotras nunca habíamos visto nada igual y nos entusiasmó.


La hija del fundador no nos dejó marchar sin enseñarnos el taller y explicarnos todo el funcionamiento (habla algo de inglés y español).
















Desde que su padre falleció es su pareja y ella los que se dedican a la monitorización y construcción de los muñecos. Nos mostró moldes y partes antes del montaje. Su madre sigue diseñando y cosiendo los trajes, todos espectaculares. Y las máscaras, que parecen venecianas, son chulísimas.


Recorrimos sus calles con escaparates curiosos para acabar cenando en una pizzería con terraza en la plaza, donde nos trataron genial. En un pequeño escenario habían actuaciones. Música ambiental donde hacían versiones blues de canciones actuales. Los niños correteaban alrededor de la fuente color turquesa que es preciosa.


Lo que más nos llamó la atención fue que, a pesar de estar lleno, no se oía una voz alta ni jaleo. (Te das cuenta de lo escandalosos que somos en España cuando vas a sitios así).

Las pizzas como nos gustan, con la masa fina.

jueves, 16 de febrero de 2017

BAIONA Y EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA

Monumento "Encuentro entre dos mundos" y castillo fortaleza de Monterrey

Disfrutar de Baiona con niños es tan fácil... Desde descubrir un castillo hasta subir en la carabela Pinta, pasando por el interior de una Virgen que tiene en sus manos una barca-mirador.
El castillo fortaleza de Monterrey es también Parador de Turismo. No hace falta que te alojes en él para poder recorrer sus muros, torres y jardines. Puedes tomar algo allí mismo, recorrerlo en coche (5€ la entrada) o dando un paseo (1€ por pers.) Otra opción es recorrer las murallas por la parte exterior. El camino se inicia junto al cruceiro y el hórreo que hay bajo el monumento "Encuentro entre dos mundos".

Dos de los símbolos más representativos de Galicia: el hórreo y el cruceiro. Aquí sale el camino que bordea el exterior de las murallas del castillo. Apróximadamente el recorrido son 2 kms.

Frente a la entrada principal del castillo hay un monumento al rey Alfonso IX y como curiosidad os contaré que el gran pedestal que lo sostiene está hecho con tierras de las 16 villas que recibieron cartas poblacionales de dicho rey.

Hay un parking a las puertas del castillo. Monumento a Alfonso IX.

El parque a los pies del castillo es ideal para un descanso mientras los peques juegan y se tiran por tirolina. Hay columpios, cancha de futbito y esta preparado con sombras, bancos, mesas... aunque esta vez comimos en uno de los restaurantes de los muchos que hay en la avenida principal.

Nos costó salir del parque...

Después de comer decidimos tomarnos el postre en la heladería italiana Disfruttalo. Al poco rato se hizo una gran cola. No es de extrañar, porque estaban buenísimos.

Marisco como reclamo a las puertas de los restaurantes, heladería italiana y crepería LaCrep.


Casco antiguo, Ayuntamiento e interior de la iglesia. Las calles están llenas de bares.

Dimos una vuelta por el casco antiguo y el paseo marítimo, perfecto para un paseo en bici con los niños. A ambos lados del castillo hay playas tranquilas donde descansar o pegarse un chapuzón si el calor aprieta.

Playa y carabela al fondo.

Uno de los lugares que no te puedes perder es la réplica de la carabela Pinta con la que Pinzón llegó hasta este puerto dando la primera noticia del descubrimiento de América. Parece mentira que esos barcos fueran capaces de cruzar el océano y volver enteros. Dentro hay paneles explicativos con algunas curiosidades. Resulta muy didáctico y las recreaciones ayudan a los niños a comprender lo que significó esta gesta para el mundo.

Réplica de la carabela Pinta que fue capitaneada por Martín Alonso Pinzón.

De allí trajeron productos desconocidos, conociendo culturas diferentes, animales exóticos... hay diversas escenas que representan la importancia de algunas profesiones y tareas en el barco.
La entrada cuesta 2 euros, con el museo de la navegación son 3€. Menores de 6 años gratuito.
Al salir de la carabela merendamos en La Crep que está casi delante de la entrada a La Pinta. Buenísimos crepes y cafés.

Pasarela a la Pinta. Vista del pueblo desde la carabela.

Antes de marcharnos dimos un último vistazo a la localidad que recibió la primera noticia del descubrimiento de América desde una barca en la mano de una Virgen. Sí, como suena. La Virgen de la Barca se encuentra en una colina donde hay un área recreativa con parque infantil, un pequeño bar y mesas de picnic.

Virgen de la Barca, vistas y paraje natural.

La Virgen de la Roca mide 17 metros, sostiene en su mano derecha una barca-mirador al que se puede acceder por una escalera de caracol que hay en su interior. La entrada cuesta 1,50 euros. Fue financiada por suscripción popular y construida en piedra con las manos y la cara en mármol blanco. El último domingo de agosto se celebra una romería popular. A las peques les hizo mucha ilusión subir a la barquita y disfrutar de las vistas.
Sin duda, Baiona es un lugar que visitar en Galicia y más si vas con peques.

Panorámica del castillo.

viernes, 10 de febrero de 2017

PARQUE ARQUEOLÓGICO DE SEGÓBRIGA


Puede que penséis que no es un lugar para ir con niños, pero nos gustan las "piedras", o "lo viejo" como dice mi hija mayor. Imaginarnos cómo vivían en otras épocas y ampliar nuestro mundo en el tiempo nos da conciencia de nuestra propia identidad. Bueno... eso y que nosotros queríamos verlo. Siempre que vamos por la A-3 y vemos la indicación pensamos: otro día. Pues llegó el día y cogimos el desvío.
El Parque Arqueológico de Segóbriga está en el pueblo de Saelices, en la provincia de Cuenca. Es uno de esos lugares en los que no esperas encontrar algo tan sorprendente como el legado que dejaron los romanos en esta zona.

Entrada al Anfiteatro


El mayor monumento es el Anfiteatro que permitía albergar hasta 5.500 personas. Construido al mismo tiempo que el Teatro, ambos flanqueando la Puerta Principal, por la que esta el actual camino a la ermita que coincide con la antigua calle principal.

El Teatro data del año 79 d.C.

Segóbriga, como no, tuvo su muralla de una longitud de 1.300 metros que rodeaba todo el cerro. La ciudad tenía Aula basilical, construida frente al Foro, en la que rendían homenaje a varias divinidades. Las Termas eran en aquellos tiempos lugar de encuentro, ocio y negocios.

Lo que queda de las Termas. Al fondo la ermita.

Ya estuvo habitada por celtas y los romanos la convirtieron en la ciudad más importante de la Meseta.

Algunas tumbas en la Necrópolis

Como en todas las ciudades romanas, situada extramuros encontramos la Necrópolis. Hasta
los siglos II y III d. C. solían incinerarse los cuerpos. En la época cristiana se generalizo la inhumación.
La ciudad fue nudo de conexión de varias calzadas que unían Cartago Nova, Toletum y Segontia.
A la ciudad no le falta nada: muralla, teatro, anfiteatro, acueducto (poco queda de éste), foro, termas, circo, acrópolis... y unas vistas preciosas. Conserva el paisaje sin apenas alteraciones.


Antes de adentrarse en el Parque es conveniente la visita al Centro de Interpretación para ponerte en situación.

Situación en el mapa del Imperio Romano

Los horarios son:
Invierno:  de martes a domingo,  de 10:00 a 18:00 h.
Verano: de martes a domingo, de 10:00 a 15:00 h y de 16:00 a 19:30 h.
Precios: General 5 euros. Reducida (niños de 6 a 11, jubilados, desempleados 1 €)
Entrada gratuita:18 de Mayo (Día Internacional de Museos). Martes y viernes, de 16. a 18:00 h